jueves, 26 de febrero de 2015

FIERREROS REGINENSES - TUERCAS 100% - AMORES SON AMORES....

Estas fotos son "tomadas prestadas" del Facebook del Querido y Apreciado Jorge Riffo.
De algunas tengo algunos nombres... por eso se difunden ya que el Sr. Jorge Riffo con buena voluntad hizo un gran rescate del pasado fierrero reginense.
Debemos entre todos seguir rescatando estas cosas muy valiosas de nuestra Villa Regina para que no terminen -como siempre advierto- en algún tacho de basura en una mudanza familiar porque se consideran "cosas viejas sin valor e importancia",
Desde ¡BIEN DE REGINA! se difunde la misma porque son las tantas "historias que nos unen" (como diría la historiadora reginense Silvia Zanini en el nombre de su libro).
Desde ¡BIEN DE REGINA! se agradece al Señor Jorge Riffo su aporte.

martes, 17 de febrero de 2015

LOS HERMANOS SACKS - ORQUESTA "EL VALLE".

VENANCIO Y ENRIQUE  SACKS.
Los hermanos Sacks arrancaron con la música  por la década del ´50 con un trío integrado por Marcelino Sacks (en acordeón) y Enrique y Vencancio (en guitarras). Estamos hablando de hace 65 años.
Tocaban en “El Mosquito” de García, “El Machado” y en la pista de Juancho Monopoli, entre otros lugares.

Luego se agranda la orquesta con músicos como Grossi, Alfredo Castillo, Eduardo Chiuchiarelli (que con los años llegará a ser Presidente del Concejo Municipal  por 1983 cuando los representantes comunales era considerados Presidentes. de Concejos Municipales y luego sería elegido Intendente Municipal en 1991), también Hugo Raise (clarinete y saxo), Romano en bandoneón, Carlos Vecchi y los cantantes “Toto” Echeverría y “Jeringa” Berettera.
Esa fue la “Orquesta El Valle Típica y Característica” que tocaba tangos, pasodobles, fox trot, boleros, baiones, twist, rancheras y todo lo bailable por aquellos años. 
Referentes Reginenses entre la década del ´50 hasta 1965. 
Tendrían jornadas memoriosas en los grandes bailes populares del Club Atlético Regina y el Círculo Italiano.
Actuaron desde Choele Choele hasta Neuquén. En el Club de Ingeniero Huergo era el único que tenía un solo micrófono de buena calidad similar al que usara en Radio Nacional donde grababan el “Noticiero Argentino” que se daban en los cines los fines de semana y que lo sabía usar el entonces Presidente Perón para sus discursos.
Tocaron en la Estancia “La China” de Valle Azul que perteneciera a Natalio Félix Botana Director-Fundador del influyente, destacado y sensasionalista Diario “Crítica” casado con Salvadora Medina Onrubia que donara el inmueble en el que funcionó la escuela Nro. 143.
La Estancia “La China” se llamó así en honor a su única hija Georgina Nicolasa, apodada “La China”.
“En 1886 se había hecho la primera mensura de Valle Azul y el gobierno transfirió tierras poco después a Rodolfo Freyre. Allí comenzó a constituirse una población, junto a la localidad de Julián Romero, ubicada sobre la margen norte del río. Estas tierras fueron revendidas en 1910 a Tomás López Cabanillas (estancia "La Farruca") y en 1925, compradas por Natalio Botana” (diario Río Negro).

La Estancia “La China” tenía un entorno de piscinas, cancha de pelota paleta, una laguna formada por un brazo del río que se accedía a través de una pasarela de madera lugar donde por las tardes se tomaba el té, jaula con aves exóticas, pumas encerrados, faisanes, caballeriza, una bodega y criadero de nutrias con extensión de las líneas telefónicas y había construido una pista de aterrizaje para su avioneta.
Recuerda Enrique Sacks “En 1951… nos vinieron a contratar para tocar en la estancia “La China”, porque anteriormente había ido a tocar Marcelino, el gringo Zanatta y Venancio. ¡Yo no había ido por que estaba haciendo el servicio militar!... era para un nueve de Julio y se festejaba la fiesta patria, los preparativos los hacía la Cooperadora Escolar que dirigía don Ramón Fernández (también es de recordar que los bailes los hacían los primeros días de cada mes aprovechando que la gente cobraba el sueldo y tenía para gastar), fue por la mañana que llegamos al  paraje Julián Romero y cruzamos el río en un lanchón atendido por el amigo Crespo que hacía de lanchero.
Nos dijo, ¡bueno! del otro lado del río los van a estar esperando para llevar la orquesta hasta la estancia. iban varios más que oficiaban de acompañantes y del otro lado nos esperaba un sulki o un charret que subió la orquesta con sus instrumentos y los demás  debieron ir caminando hasta la estancia que quedaba a unos dos mil metros. Llegamos temprano porque el baile empezaba temprano y había que descansar un poco antes. El lugar de la fiesta era una planchada en una fábrica de tomates, esa vez iba el gringo Zanatta, Marcelino, Venancio, Alfredo Castillo que tocaba el bandoneón y yo,¡habían echo un escenario decorado con grandes escarapelas y ramas de laureles! ¡todo un espectáculo! El baile empezó a eso de las diez de la noche y a eso de las dos de la mañana se armó una gresca producto de no haber conseguido cerveza que era una bebida livina y que se reemplazó por bebidas blancas como grappa, caña o anís” (publicado en  el libro “Calles de Tierra. Personajes e historias conteporáneas de Villa Regina (Río Negro) Argentina” de Carlos Basabe - 2007).
Los admisnistradores de la Estancia “La China” fueron Pedro Lacrema, luego Pedro Pallera, Luis Miguel Marcó, entre otros.
Los Hermanos Sacks para actuar en la Estancia de Botana tuvieron que cruzarlo por la balsa que se encontraba situada en Ing. Julián Romero, en el Km. 1071, a tres leguas de distancia.
Por esos años se encontraba encargado el Sr. Marcó que era el Mayordomo.
Tocaban los hermanos y Orquesta Típica "El Valle" en casamientos que hacían una carpa de lona que solicitaban al ferrocarril.
Se trasladaban en un Chevrolet ´28 que era un camioncito comprado al Sr. Crivich con carrocería atrás que atendía el Sr. Porrino (padre de Ángel “Loro” Porrino renombrado jugador de fútbol del Club Atlético Regina) que trabajaba en en la Ford de M. Fernández y Cía. de Villa Regina.
Los Sacks eran 13 hermanos 7 varones y 6 mujeres. Los varones eran: Marcelino, Cirilo, Alfonso, Enrique de 84 años que vive, Juan, Venancio de 79 años que vive y Vicente Ceferino “El Cholo” de las mujeres: Agustina, Nélida, Paulina, Teresa, Mercedes y Anita.

Fuentes de información: testimonio oral de Venancio Sacks, “Calles de tierra: Personajes e historias contemporáneas de Villa Regina (Río Negro) Argentina de Carlos Basabe, Ed. Dunken (2007), “Antes y después del puente” de Luis E. Cerutti, Imprenta Arcoiris de Villa Regina (2007) y Diario "Río Negro".

A continuación las fotos del viernes 13 de febrero de 2015 en el Quincho "El Patio" sobre la Avda. Cipolletti y Arrayanes de Villa Regina entre empanadas de Rotiseria Norma de carne y Jamón y queso, asado hecho por Carlitos Basabe y vino Cepas Rionegrinas Malbec y Ugni Blanc Rieslina en Bag In Box y la guitarreada de Carlitos Basabe y Venancio Sacks (con sus guitarras) y Enrique Sacks en acordeón.





lunes, 16 de febrero de 2015

18 DE ENERO DE 1930: FUE CREADA LA COMISIÓN DE FOMENTO DE VILLA REGINA.

18 DE ENERO DE 1930: FUE CREADA POR EL MINISTERIO DEL INTERIOR, DURANTE LA PRESIDENCIA DE DON HIPÓLITO YRIGOYEN, LA COMISIÓN DE FOMENTO DE VILLA REGINA. 

El 18 de enero en la Colonia Pacini de Alvear por decisión del Sr. Gobernador del Territorio de Río Negro se conforma la Comisión de Fomento que quedó conformada de la siguiente manera como Presidente: Italo Raffaelli; Vice Presidente: Ing. Mario Bicchi; Secretario: Jaime Früm; Tesorero: Alfonso Fiordelli; Vocal: José Borsani.
Dicha comisión estuvo a cargo, hasta el 20 de enero de 1931.
Dice Silvia Zanini en su libro "Me lo contó mi abuelo": "Este gobierno durará sólo un año en virtud de la intervención federal resultante de la "revolución" que depone al gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen.
"Habiendo quedado disuelta en v en virtud del Decreto Gubernativo de fecha 12 de corriente mes y de acuerdo a lo dispuesto en el mismo se hace entrega y se pone en posesión (...) al señor Comisionado Néstor F. Cornejo".
"Cuando vino la revolución de Uriburu y viene la intervención viene el jefe de policía y dice - Bueno, está intervenido. Bueno, digo -Don Italo dele los 40 centavos que hay en la caja" (José Borsani).
El 20 de enero de 1931 por el Decreto Nro. 12, del Gobierno del Territorio de Río Negro, según consta en el Acta Nro.. 14 de la Comuna de Villa Regina, se designa Comisionado, para el Pueblo y Colonia "Regina de Alvear", al Jefe de la Dependencia Policial, don Néstor F. Cornejo.
Con la presencia de los integrantes de la disuelta Comisión de Fomento, los señores Italo Raffaeli, Alfonso Fiordelli, Jaime Früm y Mario Bicchi, hacen entrega de la Comuna -previo inventario- al designado Comisionado que recibe de conformidad.
El Comisionado Néstor F. Cornejo se desempeñó en el cargo hasta el 1ro. de mayo de 1931 quien por razones de salud debió viajar a la Capital Federal y se designa provisoriamente al Comisario Carlos A. de la Silva quien permaneció en el cargo hasta el 17 de agosto de 1931 cuando es ascendido a Comisario Inspector debiéndose trasladarse a Viedma. El Gobernador del Territorio designa en su lugar a Italo Raffaelli.

Fuentes de información utilizadas: "Historia de Villa Regina y sus memorias" de Franco González, Imprenta Rayó (2002) y "Me lo contó mi abuelo. La voz y los silencios de la memoria" de Silvia Zanini , Imprenta Zanotti (1994).

domingo, 8 de febrero de 2015

EL GOBIERNO COMUNAL del libro "Me lo contó mi abuelo).

El Gobierno comunal.
Recién en 1930 se conformará la primer Comisión de fomento con participación de los colonos. Por Decreto Nacional N° 547, el 23-12-1930 se crea el Municipio de Villa Regina, los cargos fueron designados de la siguiente manera: Presidente Italo  Raffaelli, Vicepresidente Ing. Mario Bicchi, Secretario Jaime Früm, Tesorero Alfonso Fiordelli y Vocal José Borsani.
En realidad en 1927 el entonces Gobernador del Territorio de Río Negro Coronel León Quaglia había manifestado la intención del gobierno de conformar la Comisión de fomento del pueblo, solicitándole al Ing. Bonoli el envío de cinco nombres de ciudadanos argentinos o naturalizados idóneos para integrarla. La contestación con carácter confidencial de Bonoli resultó definitoria.
“Si bien es cierto que el adelanto adquirido por el pueblo de Villa Regina es muy grande, teniendo especialmente en cuenta el breve tiempo en que está formado, el que suscribe se permite manifestar a V.E. que muy probablemente sería contraproducente el nombramiento de una Comisión de Fomento ya que la Compañía Italo Argentina de Colonización ha mostrado hasta la fecha el mayor interés para el porvenir de Villa Regina y de la Colonia.
Lo demuestra el hecho de que se han construido en breve tiempo hermosos edificios destinados a la Escuela Nacional, a la Iglesia, el Cementerio con su Capilla, a la Sociedad de Socorro Mutuo, etc… sin contar con las arboledas de las calles, construcción de puentes, etc., esto de acuerdo a un plano preestablecido y armónico.
Una vez nombrada la Comisión de Fomento no deberá de extrañarse si la Compañía considera terminada su misión dejando que la misma se desenvuelva y seguramente que a causa de los escasos recursos con que cuentan e este primer período los actuales pobladores llegaría a sufrir una lamentable demora el programa de las obras trazadas. Sería por lo tanto conveniente por el interés del mismo pueblo de  postergar el nombramiento de la Comisión de Fomento hasta el próximo año” (Carta al Gob. Territ. 2-5-27, en Libro Copiador Ing. Bonoli, a 1925-27).
El argumento de la falta de recursos era válido, evidentemente los colonos no estaban en condiciones aún de pagar ningún tipo de impuestos comunales, pero también es claro que la Compañía no podía perder la hegemonía de la dirección de la Colonia. La creación de la Comisión de Fomento implicaría al menos compartir esa dirección con un gobierno comunal que representaría al gobierno nacional, es probable también que rondase en esta negativa el fantasma de la “italianidad”. No obstante su oposición al proyecto del gobierno el Gerente de la CIAC, Bonoli, señala que los requisitos necesarios no había en la Colonia candidatos para la Comisión, pero sugiere algunos nombres: José Labarthe, Alfonso Fiordelli, José Pretto, Carlos Allemani, Pablo Scaletta, todos con buenos antecedentes y la mayoría con varios años de residencia en el país.


Se transcribe fragmento del libro “Me lo contó mi abuelo” de Silvia Zanini, páginas 182-183, Imprenta Zanotti, Villa Regina, octubre de 1994.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Esos colonos Italianos que realizaron la segunda "Conquista del Desierto..." (1974).

Esos colonos Italianos que realizaron la segunda "Conquista del Desierto..."
Adolfina entonces tenía 22 años.
Adolfina Carmeni de Galletta llegó a los 22 años. Evoca hoy los primeros tiempos de la colonización italiana a estas tierras. Tiempos en que había que amasar el propio pan...

Adolfina Carmeni de Galletta tiene 72 años, una amable conversación, un sentimiento de fervorosos recuerdos, y con desenvoltura y lozanía mental, retrotrae el tiempo aquel cuando había un río, canales y por sobre todo soledad. Y la enorme fe de los colonos italianos.
Ella tenía 22 años cuando vino a estas tierras.
Una juventud pletórica de esperanzas. De aquel tiempo cuando las mujeres acompañaban a los hombres con entereza, con empuje, con obstinada tenacidad. Y con trabajo, gracia y ternura.
Doña Adolfina, pertenece al grupo primero de las seis familias que vinieron a colonizar esta región. Y recuerda clara y rápidamente sus apellidos: Rimaudo, Gianni, Zambitto, Librio, Battaglia y naturalmente Galletta.

Dos y un hijito.
Con su esposo Francisco Galletta ese hombre que tanto hizo por Villa Regina, y cuyo espíritu emprendedor, por ejemplo, se debe la primera instalación del riego por aspersión en el valle, vino Adolfina, y una esperanza tierna y rosada de 10 meses.
Claro que esos colonos no hesitaron ante las dificultades, ni temblaron ante lo desconocido, ni se enriquecieron ante la adversidad. Pero todo lo soportaron.

La vida porteña.
El matrimonio de italianos hacia pocos años que estaba en Buenos Aires. El esposo oficiaba de guarda de tranvías.
Una vez leyó un aviso periodístico en el que anunciaba la creación de una colonia en el Alto Valle, y se invitaba a italianos a sumarse a ese esfuerzo.
Don Francisco consultó con amigos. La invitación tentaba a ese espíritu un tanto aventurero y mucho conquistador que tuvieron aquellos contingentes de inmigrantes. Eran familias conocidas, y así, las decisión del grupo fue más fácil; y menos insegura. Y se vinieron con muy pocos pesos y la fortuna de los sueños.
Llegaron a Ingeniero Huergo. No había lugar donde vivir. Debieron construirlo con materiales que estaban a mano. Sólo estaba por ese tiempo en esa región el ingeniero Bonoli y Emilio Bignami que fueron los avanzados en esta cruzada.

Ni un solo pájaro.
"Todo esto -nos dice la señora de Galletta- era un erial. Mucho me extrañó no ver sino de vez en vez algún animal silvestre y más aún ningún pájaro. Soledad, silencio, monotonía".

Cooperativismo.
"Claro que todo era muy difícil y había que tener aliento, optimismo. Por eso algunos se fueron. Los colonos comprendieron que el esfuerzo individual era a veces vano contra todo obstáculo.
Surgió entonces la idea de formar una cooperativa y con ella se avanzó mucho.
Mi esposo fue uno de los fundadores de esa cooperativa que fue avanzando y avanzando y hoy es conocida en todo el país: La Reginense.

Primeros cultivos.
"La Compañía Italo Argentina de Colonización les dio recursos para adquirir alimentos, semillas, implementos.
Durante los primeros años se sembraban porotos, alfalfa, viñas. Los frutales también, pero ya se sabe que tarda años para rendir. Sobrevinieron penosas diferencias. No se les pagaba el precio justo: los colonos a veces debieron vender forzadamente y eso iba descapitalizando. Y también desanimando. Por eso o se fueron, o les remataron el campo.
Nosotros, tuvimos también muchas dificultades económicas, pero mi esposo insistió, sobre todo por que estos aires del valle le habían recuperado una afección bronquial crónica. Y estudió, leyó mucho, se interesó por todo, asistió a conferencias, preguntó a técnicos. Es decir, fue adquiriendo una cultura agraria, que ninguno de nosotros teníamos. Por eso, al poco tiempo, hizo un vivero. Trabajábamos todos en familia. Los chicos también ayudaban".

Se transcribe material publicado en el suplemento del Diario "La Nueva Provincia": VILLA REGINA LA PERLA DEL VALLE EN SUS 50 AÑOS, Bahía Blanca miércoles 6 de noviembre de 1974, página 14.