jueves, 28 de febrero de 2013

MARIO JOSÉ FRANCO.


Mario Franco.


Mario José Franco nació en General Alvear, Provincia de Mendoza, el 29 de marzo de 1923. Su familia se radicó en Villa Regina el 7 de agosto de 1937. Hijo de Jose F. Franco y Rosa Pesce, inició a temprana edad su militancia política, mientras cursaba sus estudios secundarios. Por esa época preside la organización Unión Nacionalista Patagónica e incursiona en el campo del periodismo político como corresponsal del periódico “Alto Valle” de General Roca, que dirigía Antonio Vidal Oliver. En 1945 forma una sociedad con su amigo Alberto Benedetti y pone en funcionamiento un aserradero en Chelforó, en la estancia “La Margarita”. En ese tiempo crea el periódico “Adelante” bajo el lema sanmartiniano serás lo que debas ser o no serás nada que la dictadura de la Revolución Libertadora clausurará tras la caída de Juan Domingo Perón. Don Mario Franco fue concejal de Villa Regina hasta 1955, encargado de la Dirección de Envases Textiles de Río Negro hasta 1953, vicepresidente de la Juventud de la Acción Católica y director, en los tiempos de clandestinidad del peronismo, del periódico “Lealtad”, rápidamente clausurado por el gobierno militar de ese entonces. En su reemplazo editó “Huella” y después “El Justicialista”. Durante la organización de la Resistencia Peronista es designado jefe de la agrupación en una reunión celebrada en General Roca, en la propiedad de José Rodríguez. En disconformidad con la conducción nacional del peronismo, y ante la posibilidad de proscripción de su partido, crea tres agrupaciones políticas dentro del Movimiento Justicialista: el Partido Justicialista (primero en tener esa denominación en el país) presidido por él, el partido Unión Popular presidido por su amigo José Rodríguez y el partido Blanco presidido por Arturo Legaz. Convocadas las elecciones, el Movimiento presenta sus candidaturas a través del partido Blanco. Franco no acepta la nominación a gobernador y se elige en su reemplazo al escribano Arturo Llanos quien triunfó en los comicios aunque no pudo asumir la primera magistratura provincial porque las elecciones fueron anuladas en todo el país. En 1973 el Partido Justicialista de Río Negro se incorpora al orden nacional y Mario Franco es nominado como candidato a gobernador, cargo al que accede en las elecciones del 11 de marzo de 1973 por el 52% de los votos. En 1976, tras el golpe militar, Franco es detenido en Villa Regina y trasladado a la cárcel de Viedma, en donde estuvo detenido durante un año. Luego, a raíz de una intervención quirúrgica, es trasladado al Hospital Zatti en donde pasó dos años más de cautiverio. Varios intentos de asesinato casi terminan con su vida. En la década del 60 le dispararon un tiro desde un auto en la ruta 22 frente al Barrio Don Bosco de Villa Regina. En 1973 le aflojan las tuercas de las ruedas de su auto oficial y luego de varios tumbos, en Playa Bonita de San Carlos de Bariloche, logra salvar milagrosamente su vida junto a su esposa y a su chofer. A fines de 1976, mientras estaba preso en la Unidad Penal de Viedma, llega al aeropuerto local un avión de la marina. La rápida acción de un médico local, de sus abogados y de su esposa logran salvarlo de un probable “vuelo de la muerte”, como hace apenas unos años el mismísimo General Harguindeguy debió reconocer cuando Franco lo interpeló por ese hecho en un encuentro casual que tuvo con el dictador en las termas de Copahue.
Electo bajo el voto popular, le concedió a la ciudad de Viedma su definitiva condición de capital de la provincia.
Durante su periodo de gobierno (1973- 1976), fue quien desarrolló un Plan de Salud que fue ejemplo nacional (declarado asi en su momento por René Favaloro).Impulsó el desarrollo de hospitales, promovió la inmigración de profesionales en esa especialidad. Gestiono también intensamente la realización y puesta en marcha del IDEVI (Instituto del Valle Inferior) posibilitando el desarrollo de los fondos con la tecnificación de la época.

Fue destituido tras el golpe de estado ocurrido en Argentina el 24 de marzo de 1976.
Vida personal
Casado con Lidia Ausejo.
 Referencias
[1] [2]
  1. Guillermo Pirri (VIERNES, 24 DE AGOSTO DE 2012). «EL SISTEMA DE SALUD DURANTE EL GOBIERNO DE MARIO JOSÉ FRANCO (1973-1976).» (en español). Consultado el 7 de noviembre de 2012.
  2. Mario José Franco (LUNES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2010). «Identidad y Cultura» (en español). Mis Reflexiones. Consultado el 7 de noviembre de 2012. «Nota con Guillermo Pirri».
Fuente de información:
http://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Franco

ARCHIVO DE FOTOS ¡BIEN DE REGINA!


MARIO FRANCO EN SU DESPACHO DE GOBERNADOR
CON  OMAR "POCHO" LEHNER MINISTRO DE LA GESTIÓN
DE RÍO NEGRO. 

domingo, 24 de febrero de 2013

FIESTA PROVINCIAL DE LA VENDIMIA EN VILLA REGINA - HISTORIA.

FIESTA PROVINCIAL DE LA VENDIMIA EN VILLA REGINA - HISTORIA.
El 1º de agosto de 1972 para que la mencionada celebración fuese oficializada desde el momento en que se vio reflejada en el boletín oficial de la provincia de Río negro por Resolución Nº 500, visto el Decreto Nº 173/72, y considerando que el Círculo Italiano de Villa Regina solicita se designe a dicha localidad como sede de la "Fiesta Provincial de la Vendimia" a celebrarse en el mes de febrero de 1973;
Que dicha solicitud cuenta con el auspicio de la Intendencia Municipal de Villa Regina (Expediente Nº 2628.C.72);
Que han sido cumplimentados los requisitos establecidos en el Decreto 173/72 para el otorgamiento al evento de la denominación honorífica de "Fiesta o Acto de interés Turístico".
Que la Dirección General de Turismo de la Provincia se ha expedido aconsejando la Resolución favorable que establece el artículo 4º de dicho Decreto;
Por ello, el Secretario de Difusión y Turismo resuelve:
Artículo 1º - Declarar a la "I Fiesta Provincial de la Vendimia", comprendida en la denominación honorífica de "Fiesta o Acto de interés turístico".
Art. 2º- Establecer que la "I Fiesta Provincial de la Vendimia" se celebrará en la localidad de Villa regina en el mes de febrero de 1973.
Art. 3º - Establecer que la Intendencia Municipal de Villa Regina y el Círculo Italiano de Villa Regina serán responsables primarios de la programación, organización y ejecución de los actos celebratorios.
Art. 4º - Regístrese, comuníquese, tómese razón, dése al Boletín Oficial y archívese.
Si bien la 1° celebración se produjo en 1972, vale aclarar que la Primera Reina oficial de la Vendimia se dio en el año 1973 con la elección de Liliana Piccinini.
DIEGO LÓPEZ en la edición “VILLA REGINA AYER Y HOY” del año 1978 dice sobre la misma:
“La diversidad de actividades que se desarrollan en la región hace que distintos lugares, pueblos y ciudades de la misma sirvan anualmente de escenario para la realización de sus respectivos festivales los que por supuesto, en todos los casos, adquieren lúcidos contornos.
Para mencionar algunos solamente algunos  como ejemplo tenemos en General Roca la Fiesta Nacional de la Manzana; destacándose otras a nivel provincial como: la Fiesta del Yeso en Allen; la del Tomate en Lamarque; la del Folklore en Choele Choel, etc. Villa Regina tiene también el orgullo de ser sede permanente de la Fiesta Provincial de una de sus más representativas actividades: LA VENDIMIA. Fue gestora en la ciudad, Círculo Italiano que realizó por primera vez en el año 1972, para decidirse posteriormente que tal organización fuera resorte Municipal a través de una Comisión Municipal que en el año 1973 presidió el entonces Intendente de Villa Regina Escribano Francisco La Rosa y la Secretaría General a cargo del Señor Antonio Collodet.
Esa edición 1973 de la Fiesta Provincial de la Vendimia resultó, sin duda, un verdadero éxito por el brillo que alcanzaron todos sus actos y el espectáculo artístico brindado que atrajo una enorme concurrencia de todos los lugares de la zona.
Aunque por distintas razones los realizados en los años 1974-75 y 76 no hayan alcanzado el mismo nivel la Comisión Permanente de la Fiesta Provincial de la Vendimia con su trabajo del años anterior (1977) dejó expresado su propósito de la celebración vuelva a tener el nivel que Villa Regina merece confirmándolo en 1978.
De allí entonces que dicha Comisión que encabeza como Presidente Honorario el Señor Intendente Municipal no haya tenido pausas en el año a los efectos de preparar criteriosamente todo lo concerniente a la próxima edición 1979. Es importante consignar la aceptación por parte de las autoridades provinciales de la nueva fecha gestionada para la realización de la Fiesta; a partir de la próxima edición esta se realizará el Domingo 11 de Febrero.
Esta es la integración de la Comisión Permanente de la FIESTA PROVINCIAL DE LA VENDIMIA: PRESIDENTE HONORARIO: Pref. Pcpal. (RE) Jorge F. Fernández Duberti
PRESIDENTE:  Miguel Quijano, VICEPRESIDENTE: Gino Marzolla, SECRETARIO: Héctor R. Retamoso, PROSECRETARIO: Víctor Monopoli, TESORERO: Rodolfo Borsetta, PROTESORERO: Irma de Agnelli, VOCALES: Zeno Milanesi, Enio Prislei, Mario Martini, Rissiero Marzialetti, Elena Rotter, Roberto Bravo SECRETARIA GENERAL: Dora Bruno, COORDINADOR GENERAL: Cono Randazzo.”

lunes, 18 de febrero de 2013

‘¡¿Qué facciamo con i pomodori?!’ ( ¿Qué hacemos con los tomates?)”.

"Hacíamos concentrado de tomates en tabletas".
Enrique Santiago Langer llegó a Regina como empleado de la CIAC en 1928. Tenía entonces 17 años y hoy, a pocos días de cumplir 95, cuenta aquella experiencia por Susana Yappert.
Esta entrevista fue publicada en el Suplemento "El Rural" de Diario "Río Negro", sábado 13 de mayo de 2005.
Enrique Santiago Langer vive en Bariloche hace 15 años, pero su vínculo con la provincia comenzó hace casi 80, cuando fue contratado por la Compañía Italo Argentina de Colonización y se estableció en Villa Regina. Un poco por obra del azar, una mañana bajó de un tren para iniciar su vida en la Colonia Regina Pacini de Alvear, para él un lugar tan remoto como ajeno. Enrique había vivido siempre en la Capital y, de pronto, amaneció en una geografía esteparia, con bardas de un lado y alpatacos del otro. Este joven nada sabía del viento patagónico y de su furia. Apenas había transitado 17 años de vida en una de las principales ciudades del continente. Era nieto de un genovés de ascendencia austríaca. Su padre ya era criollo y vivía siempre en Buenos Aires junto a su familia.
Francisco asistía al colegio Carlos Pellegrini hasta que decidió cambiarlo por una academia para aprender contabilidad. Su padre tenía un comercio, pero quería otro destino para su hijo. Por eso no dejó pasar una oportunidad que se le presentó detrás del mostrador. “Una clienta tenía un contacto en el Banco Francés Italiano, que estaba en la esquina de San Martín y Cangallo –relata– y pocos días más tarde nos comunicó que habían aceptado su recomendación y que me contratarían para trabajar de administrativo en un nuevo emprendimiento colonizador, una colonia 100% italiana, la Colonia Regina”.
La Compañía Italo Argentina de Colonización (CIAC) había comprado unas 5.000 hectáreas que fraccionaron en parcelas de 10 a 15 hectáreas para ofrecer a inmigrantes italianos. “A medida que iban habilitando el riego y levantaba una casita en la parcela –cuenta Enrique– le otorgaban la tierra a una familia. Los colonos, cuando llegaban ya tenían asignada la parcela. La Banca Comercial italiana era la que financiaba todo el sistema. La CIAC tenía un hombre al frente de su planificación, el Ingeniero Bonoli y otro al frente de las obras de riego, el ingeniero Bicchi. Los inmigrantes que llegaban para hacerse agricultores, provenían de distintos lugares de Italia y si no hablaban el italiano no se entendían porque todos tenían dialectos diferentes.
“Fue un tiempo duro, sacrificado pero intenso. Yo no estuve para la fundación, llegué tres años después, aun así tenía contacto con cada uno de los italianos que fueron a vivir allí. Me acuerdo del primer día de trabajo. Me pidieron que escribiera un texto en una máquina de escribir pero como estaba nervioso puse el carbónico al revés (risas). Aprendí mucho esos años. De algún modo vi nacer el pueblo. Me ocupaba de la venta de tierras, de cobrar las cuotas, era el nexo entre la CIAC y los inmigrantes. Aprendí el italiano, aún lo escribo y lo leo. Recuerdo que los colonos que llegaban hacían inmediatamente sus huertas y plantaban lo que salía rápido, como tomates o vid y luego pasaban a las plantaciones de manzanas, peras, ciruelas o duraznos”.
De aquellos primeros tiempos, Enrique guarda riquísimas anécdotas. Puede reconstruir aquel nuevo mundo que se desplegaba para estos laboriosos italianos que llegaban esperanzados, imaginando un paraíso que no existía o que no encontraron nunca. Los que se decidieron a construirlo –si vale el término– lo hicieron sólo a fuerza de trabajo durísimo que terminó venciendo a una geografía hostil y a una realidad aun más hostil, la de un país distinto y cambiante que les enseñó secretos y estrategias para mantenerse a flote. “Hubo momentos difíciles –explica Langer–, momentos de crisis en los cuales algunos colonos decidieron dejar todo e irse, se desanimaron cuando vieron que no podían pagar su tierra. Hubo quienes pelearon durante mucho tiempo con el salitre que tenía la tierra y otros que aguantaron los malos tiempos, se quedaron, superaron sus dificultades y resistieron a la hora de los remates”.
CHE FACCIAMO CON I POMODORI?
Pasaron los años y Langer fue contratado por una fábrica que se instaló en la Colonia Regina. La firma se dedicaba a industrializar el tomate que se cultivaba en la región. “La fábrica era Torrigiani &Bagliani y me mandaron como colaborador de las cosechas. Estábamos durante el invierno en Buenos Aires y nos íbamos a la Colonia Regina para las temporadas. Ya estaba casado y fueron llegando mis hijos: Norberto, Norma y Ernesto. Mi hija Norma casi nace en Regina. Mi mujer era de Buenos Aires, habíamos ido juntos a la escuela y aceptó ir conmigo a Regina, me acompañó toda la vida. Mi esposa se llamaba Luisa Marfa Conti, bautizada con el nombre de una protagonista de una novela rusa que leía su abuela en Italia. Pasábamos las fiestas en Buenos Aires y después nos instalábamos en el Valle hasta fines de marzo o principios de abril. Viajábamos en tren. En esta empresa estuve muchos años. Cuando trabajaba para la CIAC, tomé contacto con Torrigiani & Bagliani. La firma hacía extracto de tomate con la marca Scala, tomate pelado de la variedad Samarsano, perita, y también redondo. La fábrica era importante, bastante bien puesta”.
Los chacareros llegaban a la fábrica en chatas tiradas por caballos, como planchones con los cajones de madera llenos de tomates, recuerda Norma, hija de Enrique. “Había temporadas buenísimas y otras muy bravas. Sobre todo cuando había más tomates de los que se podían comprar y los chacareros no sabían qué hacer con la cosecha. Nos atorábamos de tomates. Los pagábamos 3 centavos el kilo. Recuerdo a un colono Chiachiarini que se paraba frente a la puerta de la fábrica y gritaba: ‘¡¿Qué facciamo con  i pomodori?!’ ( ¿qué hacemos con los tomates?)”.
Durante la Segunda Guerra Mundial hubo desabastecimiento de muchos productos, entre ellos, la hojalata que utilizaban para envasar los tomates, de modo que fue indispensable sustituirla. Enrique cuenta que durante algunos años deshidrataban los tomates y los envasaban con una técnica muy peculiar: “Hacíamos en concentrado de tomates en tabletas. El Tomacó. Se desecaba el tomate, se cortaba en rectángulos y se los guardaba apilados en una cajita”. “Creo que venían de a 10, eran como curitas más grandes envueltas en papel celofán –grafica Norma–. Uno sacaba la tableta y la metía en un jarrito con agua tibia para disolverlo. Cuando se hacía el Tomacó, ponían los tomates en un secadero enorme, metían los tomates en unas sarandas cubiertas de una tela de algodón y los secaban al horno para deshidratarlos”.
Durante el tiempo en el cual Enrique trabajó en la Colonia, y en tiempo de cosecha la fábrica trabajaba 24 horas en tres turnos. El director era entonces el Cavaliere Migniani.
Enrique recuerda también a otras personas que trabajaron con ellos. A María Civardi, esposa del chofer de la fábrica y que los ayudaba en la cocina, su marido se llamaba Domingo y su cuñado Aquiles Civardi, que era carpintero allí. “Convivían con nosotros –cuenta Langer–. Una vez fuimos juntos a San Martín de Los Andes. Recuerdo a los Piccotti, nuestros vecinos, al doctor Canali, también director de la fábrica y que sucedió al Cavaliere Migniani. El doctor Canali llegó solo y luego vino su familia, su señora Yolanda y sus dos hijos, Iza luego de Longhinotti (que todavía vive en Regina y se comunica con nosotros) y Gildo. También me acuerdo de los Piccinini, uno estaba en la oficina y otro era mecánico de la fábrica”.
Norma cuenta que cuando llegaban a Regina para pasar el verano los esperaban los hijos de los chacareros. “Era una fiesta el reencuentro con ellos cada temporada. Andábamos en bicicleta por las chacras, jugábamos todo el día. También recuerdo el teléfono a manivela que tenía la fábrica, que comunicaba a una central telefónica y la publicidad de los tomates Scala que la radio repetía”.
La familia Langer tenía una casa en la puerta de la fábrica. Todos los domingos, iban a esperar el tren, en él llegaban los diarios y las noticias de la capital. Les divertía ver a los viajeros que llegaban en cada servicio, la gente nueva, las familiares y las visitas de los residentes. Otra de las actividades recreativas que tenía la familia Langer era ir al Círculo Italiano. “Ibamos a ver las compañías de ópera y opereta que venían de Buenos Aires. Los espectáculos siempre eran a sala llena, llena de nostálgicos italianos que iban a deleitarse con su música. También participábamos de los carnavales que eran muy alegres. Era un mundo distinto. De diversiones más simples y en familia. Los chacareros y empleados de la fábrica, tenían otro entretenimiento: salían en camiones a cazar, tenemos alguna foto en las que hay un grupo de hombres con sus escopetas”.
De Torrigiani & Bagliani Enrique pasó a la parte comercial del producto operada por Fioravanti y Cía. “Es la fábrica de la chimenea que se ve cuando uno llega a Regina, ellos vendían los productos nuestros, de los tomates Scala”. Luego de años de viajes entre Regina y la Capital, Enrique fue trasladado a Quilmes, a Giraud, otra industria de comestibles también de Fioravanti. “Allí hacían encurtidos, enlatados varios, tomates, antipasto, pickles, y los carcchiofini. Eran los cardos pequeños que traía en canastos, generalmente eran mujeres las que cosechaban esos brotes para vender y los envasábamos. Se comía el corazón del brote, que era como un alcaucil.”
La familia Langer volvió a la capital en 1950. Por esa fecha Enrique trabajaba en las oficinas de Hipólito Yrigoyen de Fioravanti y –luego de tantos años en la firma y en premio a su eficiencia– fue habilitado, es decir que participaba en las ganancias de la empresa. Esta situación duró unos años, hasta que Fioravanti cerró, como tantas empresas en aquella Argentina del Proceso. Luego Enrique pasó a la firma Gargantini donde se jubiló. Del 80 al 90, ya jubilado, siguió trabajando en una empresa de la cual se retiró por cuestiones personales.
EL REGRESO A RIO NEGRO.
Enrique enviudó en 1971 y muchos años siguió viviendo solo en Buenos Aires. Su hija Norma se había cansado de la ciudad y se instaló en Mar de Ajó, junto a su marido Bruno Julio D´Avanzo y sus cuatro hijos: Bruno, Cristina, Pablo y Diego.
Enrique los visitaba con frecuencia, pero luego de una década Norma y su marido decidieron partir con un nuevo destino: escribieron a varias ciudades para conseguir información y se decidieron por Bariloche. Subieron a sus chicos, ya adolescentes, a una camioneta, y llegaron a la región de los lagos.
Inmediatamente consiguieron trabajo, Norma era maestra y su marido, técnico en televisores. La familia se adoptó bien y echaron raíces en esta provincia. “Ellos iniciaron el regreso a Río Negro –afirma Enrique–. Otro de mis hijos también vive aquí y el otro en Italia. Yo me mudé hace algo más de 15 años a Bariloche. Casi toda mi familia estaba acá y no tenía sentido seguir solo en Buenos Aires. Creo que he vivido tantos años porque tuve una vida sana, una familia longeva, de hecho tengo a todos mis hermanos vivos y alrededor de los 90 años, y sobre todo por el amor de mi familia. Mi hija me invitó a vivir con ella y con su familia y me cuida horrores. El afecto de todos me ha permitido llegar tan bien a los 95 años”.
En la casa de la familia D´ Avanzo-Langer hay todo el día movimiento. Norma mima a todo el mundo, desde que se jubiló se dedicó a hacer cursos en el INTA y experimenta haciendo dulces deliciosos. Su marido, como todos los años en que hay un mundial, está tapado de trabajo. Enrique vive en un departamento independiente dentro de la casa pero está permanentemente acompañado. En su loft lee el diario todos los días, se cocina y disfruta de sus hijos, sus 11 nietos y 19 bisnietos, algunos de los cuales entran y salen de la casa repartiendo besos al abuelo, quien no se cansa de decir que es el amor lo que le ha dado tanta vida.

sábado, 16 de febrero de 2013

“DESARROLLO DE LA FORMACIÓN DE LA COLONIA REGINA”.


TRANSCRIPCIÓN DE LA “REVISTA DEL MUSEO COMUNITARIO” DIRECCIÓN: CARLOS SCHULMAISTER.
A continuación lo publicado en "La Perla" número 39 (17-1-2013)  y nro. 40 (18-1-2013).

“DESARROLLO DE LA FORMACIÓN DE LA COLONIA REGINA”

El desarrollo de la Colonia Regina comprende tres períodos: el primero desde el año 1924 al 1931, el segundo de 1931 al 1935 y el tercero de 1935 al 1939.
Durante el primero el Ing. Bonoli fue el conductor de la obra de colonización después de haber sido el que consiguió la formación de consorcio financiero.
Fueron siete años de lucha en que se concentraron los mayores esfuerzos para la transformación de la tierra árida y desértica, para la construcción de la obra de riego, la subdivisión de Lotes de 10 y 15 hectáreas, la construcción de todas las obras de arte de extensa red de canales secundarios, terciarios y acequias, construcción de la asistencia social, de la Cooperativa de Consumo, distribución de la semilla y plantas frutas, etc.
Al llegar las primeras familias de Italia había que infundir confianza ante las dificultades a superar en los trabajos de emparejamiento, haciendo frente a los impetuosos vientos que no encontrando todavía reparo alguno se desencadenaban con violencia, destruyendo en una noche el trabajo de semanas enteras.
El Ing. Bonoli desarrolló en esos primeros años una actividad asombrosa, acompañado por su esposa Benedictta, hija del ingeniero Cipolletti, que dedicó toda su inteligencia y su bondad a asistencia de las familias, organizando reuniones entre la juventud, enseñando trabajos de costura a las niñas, llevando la palabra de consuelo a los enfermos y colaborando con el Padre Salesiano Don Marcelo Gardin, para la construcción de una Capilla y la enseñanza de la religión católica a los niños.
Figura angelical, dispuesta siempre al sacrificio dejó como recuerdo el hermoso cuadro que reproducía a la famosa pintura de la deposición de la cruz de Rafael, cuadro que está hoy en la pared principal de la nueva iglesia de Villa Regina.
El Dr. Tasco, Consejero de la Emigración en la Embajada de Italia, con su carta de 30 de noviembre de 1926 informó al Ing. Bonoli sobre la impresión que había recibido el Dr. Brebbia, Embajador argentino en Roma, de la visita realizada a Colonia Regina, que había sido muy favorable. A esta impresión se agrega la del Presidente de la Unión Industrial, Don Luis Colombo, el cual había organizado una visita al Río Negro, acompañado de varios socios.
Dice la carta arriba mencionada: “El señor Colombo me ha asegurado que el Presidente de la República le ha hecho insistentes preguntas y se ha mostrado muy satisfecho de escuchar un juicio tan cordialmente y netamente favorable.
Tanto a Brebbia como a Colombo el Dr. Alvear ha dicho que aprovechará de la primera ocasión para venir a la Colonia, muy contento de que las cosas vayan diversamente de lo que otros le había hecho prever”.
Resulta así que los trabajos habían despertado mucho interés y ya el ICLE (Instituto de Crédito para el Trabajo en el Exterior) con sede en Roma, ya había concedido un crédito a la CIAC garantizando con la 1° Hipoteca sobre los terrenos de la Colonia, todavía no hipotecados a favor del Banco Hipotecario, con una superficie de 3.000 Has. El sistema adoptado para la financiación del plan era el siguiente:
La propiedad fue dividida en 4 zonas y terminada la colonización de una zona con sus obras de riego, casa colónicas, alambrados, etc. Y ya instalados los colonos en sus respectivos lotes, se solicitó el préstamo que llegaba hasta el 80% de la tasación.
Obteniendo el préstamo se procedía a la escrituración a nombre de los colonos, en base a la liquidación de la deuda, en ese momento garantizando el saldo deudor con una segunda hipoteca a favor de la Compañía.
En la liquidación figuraba además del importe de la tierra agregado al mismo el costo de las obras de riego, en concepto Viveres, Útiles y Plantas y Semillas.
El colono no abonaba importe alguno y para el pago de las segundas hipotecas habían establecidos cómodos plazos.
En el año 1928 ya se habían distribuido lotes en la 3° Zona. En la que existían algunos médanos, siendo la tierra muy sueltas (sic) óptimas para cultivo y exenta de salitre, pero muy expuestas a los vientos; y empezaron las protestas que tomaron rápidamente cuerpo por la intervención de la Seccional de la federación Agraria.
El Director de la CIAC pidió a uno de sus directores, el Prof. Marcelo Conti de hacer un viaje a la Colonia para poder informar sobre la situación, y en la relación que el mismo hizo el 10 de enero de 1928 después de haber transcurridos tres días inspeccionando los trabajos y conversando con los colonos presentó su informe de cual se transcriben algunos párrafos.
"En la 2° Zona, una interrupción de los servicios de riego que duró 7 días, impuesta por la Dirección de Irrigación, sucedió una reducción de la cantidad de agua por un error de la misma Dirección, que por suerte fue reconocido y eliminado y enseguida se verificaron breves intervalos de fuertes temporales que causaron graves daños, temporales que empezaron en los primeros de Diciembre persisten todavía".
"Todo este conjunto de cosas, especialmente aquellas chacras dominadas por los vientos ha desanimado a muchos colonos, en parte justificable, provocando aprensión al atraso en la vegetación y la distribución de muchos cultivos. Entre estos colonos ha encontrado fácil presa la campaña iniciada en contra de la Compañía pro unos cuantos exaltados de ideas, extremista, aprovechando de esta situación para incorporar adherentes a la nueva Sección de la Federación Agraria Argentina, institución llamada a defender los intereses de los colonos frente a la Compañía".
"En la 3° Zona, algo de desanimación ha sido provocada por el atraso en el servicio de irrigación, debido exclusivamente a la Oficina de la Superintendencia de Riego y los documentos en poder de la presidencia demuestran como la Gerencia se halla preocupada: pero bien puede imaginarse los efectos desastrosos del viento en la zona donde se está trabajando sin un hilo de agua, casi 500 has. de tierra".
El Ing. Bonoli se encontraba a causa de tantas contrariedades muy cansado y por desgracia la salud de su esposa exigiría su alejamiento de la Colonia. Solicitó por lo tanto una licencia de dos meses, pero el Directorio de la Compañía no accedió a los solicitado.
Esto se verificó en emes de marzo de 1928 (sic) después de cuatro años de un trabajo intenso, agotador. Para dar una idea de la situación de la Colonia de ese tiempo se transcriben a continuación las dos Comunicaciones Internas Reservadas de Ing. Bonoli a la Presidencia del 27 y 28 de marzo de 1928.
Después del primer años de haberse iniciado los trabajos, el Embajador de Italia Conde Aldobrandi Marescotti de Viano visitó la Colonia acompañado por le Cónsul General Comm, Vicenzo Tasco y otras, quedando muy impresionado del programa de la CIAC.
Funcionaba la Cooperativa, a través de la cual se distribuían los víveres, útiles. semilla y maquinarias agrícolas en base a los créditos que acordaba la compañía.
Considerando la necesidad de la leche el Ing. Bonoli, vencida la resistencia de algunos miembros del Directorio, obtuvo la autorización de compra al Establecimiento Magnasco de un lote de vacas de raza Holando Argentina que fueron distribuidas entre los colonos que ya tenían plantaciones de alfalfa y que podían abonar parte de la adquisición.

Otra iniciativa simpática que surgió en la época fu la construcción del Cementerio y de la Capilla. El camino de acceso fue construido por los mismos colonos durante algunas horas de los días de fiesta, y la compañía construyó la Capilla. Hoy ese rincón de la barda, poblado ya de numerosas bóvedas en que yacen los restos de muchos colonos, es objeto de especial cuidado de parte de las autoridades municipales y es visitado con gran respeto y devoción por todos los que visitan la colonia.
 

 

domingo, 10 de febrero de 2013

MARCELO PIO GARDIN, UN SACERDOTE FRIULANO EN TIERRAS PATAGÓNICAS por GUILLERMO PIRRI.


MARCELO PIO GARDIN,  UN SACERDOTE FRIULANO EN TIERRAS PATAGÓNICAS
por GUILLERMO PIRRI.

Hace mucho tiempo que la cruz llegó a mi tierra
Más precisamente al país de las manzanas
Vino precedida por el sueño de Don Bosco
Que en el infinito para siempre nos legó.
Hace tantos años que llegaron a mi tierra
Junto al Río Negro sacerdotes salesianos
Eran un puñado de valientes seguidores
Que con la palabra nos enseñaron a amar.
PATRONO –
Fragmento de autoría de Hugo Giménez Agüero.


LOS SALESIANOS EN TIERRAS PATAGÓNICAS.


La tarea de la Orden Salesiana y de María Auxiliadora en la Patagonia Argentina tiene desde lo educacional como en la asistencia de la salud hospitalaria como en la colonización de las márgenes de los ríos Negro, Neuquén y Limay.

De los Salesianos de Don Bosco que llegaron a nuestras tierras podemos hablar del Padre Alejandro Stefenelli quien fuera fundador de la Escuela Experimental de Agricultura y luego Colegio San Miguel. “Mi pensamiento fue fundar una Escuela de Agricultura porque vi que el porvenir de esa región estaría ciertamente en los cultivos”

Construyó canales y plantó las primeras vides del Valle. Trajo el primer motor a vapor la zona en 1896, viajó a la Capital Federal, capaz de elevar 300.000 litros de agua por hora. Era grande como una locomotora. Se transportó por mar hasta Carmen de Patagones y desde allí lo condujo personalmente con cuatro arrieros, tres carretas y 36 bueyes hasta Roca. Tardó unos 27 días. Todo un adelantado Stefenelli.


Se preocupó por los colonos de la zona de Gral. Roca y obtuvo del entonces Presidente Gral. Julio Argentino Roca la contratación de un ingeniero europeo para proyectar la construcción de un canal definitivo y ese Ing. fue César Cipolletti a quien mucho le debemos en la región.


Otro de los Salesianos es el Padre José María Brentana.


Dato: La primera misa orillas del Salado, en los inicios de la naciente Regina,  la rezó el Padre Brentana e hizo de monaguillo María Sferco.


En la tarea de llevar el mensaje de Jesús a nuestras tierras el Padre Gardin escribió, también, un capítulo importante del libro de los Salesianos en la Patagonia y un lugar ganado, con creces, en nuestra tierra reginense.


MARCELO ALEJO GARDIN. BIOGRAFÍA.



EN ITALIA.


Marcelo Alejo Gardin, de origen Salesiano, ex-infante de Milicia, originario de Casarsa, provincia de Pordenone, región Friuli Venezia Giulia, Italia nacido un 27 de noviembre de 1893, era el quinto de 13 hermanos. Fue bautizado el 5 de diciembre en la Iglesia Parroquial por Domingo Miorini. Sus padres fueron Caterina Cristante y Simón Juan Bautista Gardin de profesión sastre. Nacido como Marcelo Alejo Gardin.


A la edad de 14 años le dice a su madre que se siente llamado al Sacerdocio y en modo especial a la Misión de los Padres Blancos de Verona.


Por el año 1907, el Padre Vettor, párroco de San Martin de Pordenone lo acompañó al Seminario de Portogruaro, donde inicia su misión evangélica. El Padre Gardin tenía un hermano de la Orden Jesuíta y una hermana en el Convento de las Franciscanas Misioneras de Gemona. Luego de terminar con el Servicio Militar en 1914 siendo destinado en Consarsa. Sus libros de Teología, los había dejado en lo de Antonia Colussi, abuela de Pio Colussi, quien fuera Sacerdote Combiano, quien falleciera de fiebre negra en Sudan Oriental, en cuya memoria el Padre Marcelo Gardin, cambio el nombre de Marcelo Alejo por Marcelo Pio.


En 1915 de soldado es promovido a Cabo y el 24 de mayo el Regimiento, pasa el río Judrío y el Cabo Gardin es el primer soldado italiano que recupera la ciudad de Cormons del invasor austríaco.


El 3 de junio de 1916, sobre las laderas del monte Podgora, fue herido por una esquirla en el ojo izquierdo, se le extirpa el ojo y en el Hospital Militar de Bolonia recibe la prótesis, un ojo de vidrio.


Por 1916 es licenciado de la vida militar. Sigue con sus estudios de Seminarista y el 25 de mayo de 1918 recibió su Ordenación Sacerdotal. En 1919 fue Vicario de Casarsa. Cuentan que en 1925 da un discurso de neto corte antifascista y recibe como respuesta un bofetón que le hace saltar su ojo de vidrio.


Por septiembre de 1925 lo visita el Padre Inspector de la Patagonia Gaudencio Manachino en búsqueda de misiones y acepta en 1926 sale rumbo a la tierra soñada por Don Bosco, la Patagonia.


En julio de 1926 llega al puerto de Buenos Aires y desde allí se traslada a Moldes (provincia de Buenos Aires) donde visita a una de sus hermanas, de allí viaja a “la cuna de la bandera argentina” Rosario de Santa Fe y el 15 de julio de 1926 llega a Fortín Mercedes


Como muchos sacerdotes de la Orden de Don Bosco se embarcaron hacia la Patagonia.


En primera instancia fue enviado al lado de Padre José María Brentana para realizar el noviciado en Neuquén donde estuvo unos 100 días de Misión por el interior neuquino al que volvería…


EL REVERENDO PADRE MARCELO GARDIN EN REGINA.


El Padre Marcelo Gardin fue el Primer Parroco de la Colonia entre los años 1928 al 1937.

LA NECESIDAD DE UNA IGLESIA EN LA COLONIA.

Villa Regina, nació como una Colonia italiana planificada por la C.I.A.C. la Compañía Italo Agentina de Colonización al proyectarla se destinó un terreno para la futura Capilla.

La primera misa fue oficiada en diciembre de 1924 en los galpones de la C.I.A.C.

Para los bautismos y casamientos se trasladaba desde General Roca el Padre Carlos Marelli.


NACE LA NECESIDAD DE TENER UN CURA PARROCO EN LA COLONIA.

El escritor calabrés Pantaleone Sergi realizó un importante aporte a la historia de Villa Regina en su investigación: “Un modelo fascista de emigración italiana en Argentina.” dice acerca del crecimiento de la Colonia Regina y de sus necesidades:

“Así nació Villa Regina, en Alto Valle de Río Negro. En la colonia se necesitaba de todo. En 1925, algunos obreros italianos dieron vida a una industria para la fabricación de puertas y ventanas, por supuesto muy activa en una realidad con gran crecimiento edilicio, y otros habían presentando una solicitud para la construcción de edificios destinados a carnicería, panadería y mercería. En el mismo año comenzó a funcionar una escuela italiana. No había aún una Iglesia. Su construcción, en albañilería, comenzó el 4 de abril de 1926, en medio de la profunda emoción de la comunidad, como escribió «Caras y Caretas», publicando, el 8 mayo, un artículo y algunas fotos de la ceremonia, que contó con la presencia del Encargado de Negocios italiano en Buenos Aires, Ernesto Koch y el habitual Vincenzo Tasco, en ese momento Cónsul General. Fue terminada en 1927 y, desde el año siguiente hasta 1937, fue cura el misionero salesiano Marcelo Pío Gardin.”

El 6 de agosto de 1926 en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, tuvo lugar una fiesta promovida por la Comisión de Señoras Italianas a beneficio de la construcción de la Iglesia de Villa Regina estuvieron presentes la Primera Dama Regina Pacini de Alvear y otras personalidades.

El Padre Carlos Marelli fue quien colocó la piedra fundamental de la Iglesia y bendijo la misma un 4 de abril de 1926. La Capilla se inauguró y se bendijo el 1° de noviembre de 1927.


El 3 de febrero de 1928 tomaba categoría de Parroquia.

En enero de 1928, Marcelo Gardin en Fortín Mercedes, emite sus votos como religioso Salesiano y la Superioridad le entrega una nueva Obediencia y Destino a Gardin: "Ir a fundar la casa y parroquia de la incipiente Colonia Regina."

Durante nueve años, desde el 3 de febrero de 1928 hasta el 12 de febrero de 1937.

A su llegada lo esperaba el Padre Demetrio Urrutia, pero en la misma estación muchos fieles concurrieron a despedirlo. Cosechando en su actividad misionera muchos afectos de los primeros colonos. Como decía Gardin y estaba en lo cierto “Vengo a hacerme cargo de una Parroquia inexistente” en una estación vacía y un paisaje inhóspito en la estación del ferrocarril donde estaban solos cerca de la barda milenaria el sacerdote vasco Urrutia y el sacerdote friulano Gardin. Se encontró haciendo el inventario con iglesia, altar, confesionario, 8 bancos con respaldar, 6 banquitos de 4 patas chicos, 6 floreros, dos candelabros chicos de una vela, dos candelabros de 7 velas, un cuadro grande (“La Deposición de Jesucristo” copia de la obra de Rafael, de 2,20x 2 metros, pintado por la Sra. Benedicta Cipolletti de Bonoli, madrina de la Iglesia. Fue la primera obra artística de la colonia Regina y adornó durante décadas el altar de la capilla), 3 piezas, 1 cocina, una cama…


Con sus 30 años de edad al llegar mucho no encontró y todo estaba por hacer…


El 3 de febrero de 1928 reza su primera misa.

El Obispo de la Patagonia  Monseñor Nicolás Esandi (quien mucho reconocimiento le debemos los pobladores reginenses) fija la Parroquia de Villa Regina con sede en la Iglesia “Nuestra Señora del Rosario” designando a Gardin como cura párroco.


Inmediatamente comienza a planificar la construcción de los colegios salesianos y el oratorio. Empezó a visitar a las familias de los primeros colonos notando el abandono en la vida religiosa.

En los primeros años se lamentaba de la poca concurrencia de los colonos a la Iglesia decía: “Los italianos son trabajadores esforzados, de buenos sentimientos religiosos no siempre bien expresados. Una que otra vez oyese la blasfemia, vicio maldito que caracteriza al italiano”.


Con la llegada en los primeros días del mes de febrero de 1928 empezó a trabajar enseguida en la formación de los grupos católicos el Círculo Juvenil Católico fue uno de ellos.

En pocos días logró constituir el Laboriosa Fides de Villa Regina, que lo conformaban Juan Borando, Francisco Viero, Domingo Rotter, Guido Angeli.


En breve obtuvo el teléfono y la luz eléctrica que proveía la usina de Ubaldo Palandri con las que iluminó la cruz frente a la Iglesia que tenía su entrada sobre la Avda. Italia con unas 60 lámparas

En 1928 consiguió la campana que llevó el nombre de María Benedetta grabado en bronce el mismo nombre de la madrina: Benedicta Cipolletti de Bonoli.

Marcelo Pio Gardin se integraba a cada familia los visitaba en sus chacras, de a caballo, en sulky con su “yegüita” “La Porteña” y el fiel compañero llamado “Giorgio” o a pie.


En el diario comenta "Hoy me fuí a la III Zona es un mar de tierra movida (...) los pobladores en su mayoría friulanos, gente buena y honesta (...) viven alejados de la Iglesia unos 5 a 13 Kms. no tienen aun comodidades para moverse así que pienso establecer un horario o programa religioso de zonas. Vuelvo de la gira hecho una miseria, blanco las sotanas, deformado en la cara".

Sus ocupaciones eran excesivas. Sus tareas llegaban a Huergo, Chimpay, Choele Choel, Stefenelli, Roca. Era activo. También recorría San Antonio Oeste, Río Colorado y Zapala llegando en sulky o en tren.

La Primer Comisión Parroquial que animó estuvo integrada por Alberto Giovanini, Ubaldo Palandri, Dr. León Agnini, José Biggi, Antonio Venicca, Antonio Cragnolini, Guillermo Donolo, Antonio Fedalto, Jaime Picotti y Marcelo Picco. Luego, en su acción, buscó constituir el Círculo de Obreros hizo la primera reunión en el boliche de Venica-Belatti.


Había grupos integrados por mujeres como la congregación del Santo Rosario integrada por 100 socias. La Acción Católica que se ocupaba de la organización de las fiestas patronales.

Había creado un pequeño internado, gratis, para los niños que vivían alejados del pueblo.

“Santa Teresita me arrojó una rosa. A mi pedido de tres campanas dirgido al Sr. Mussolini me contesta que el gobierno italiano concurrirá a la adquisición de las tres campanas con 5000 liras” escribe en su diario en 1927-


Le tocó inaugurar la campana de la Iglesia el 1° de julio de 1928, siendo la madrina de ceremonia la Sra. María Benedicta Cipolletti de Bonoli. La campana lleva el nombre de “MARIA BENEDICTA” escrito sobre el bronce con la invocación siguiente:


SEMPER ESTO ADORAMUS-GAUDENS ET FLORAUS COLONIAE REGENAE-REGINA”


Otro dato: la Sra. Giannina Cassani de Bignami fue la primera catequista del Padre Gardin.


Plantó los olivares en el predio de la Iglesia.


Improvisó en la crisis del ´30 ollas populares y consiguió vagones enteros de mercaderías que le enviaban desde Buenos Aires. Enviaba a los niños y niñas de los colonos a estudiar a Fortín Mercedes, Bahía Blanca o Padre Stefenelli.


En 1931 el Comisionado Municipal Italo Rafaelli propuso el cambio de nombre de la Plaza San Martín por 6 de septiembre fecha en que Uriburu depuso a Hipólito Yrigoyen se formó una Comisión de Festejos que resuelve por unanimidad cambiar el nombre por “6 de septiembre de 1930” integraban la misma el Padre Marcelo Gardin, Dr. León Agnini, Emilio Bignami y José Spinzi”


LA CAPILLITA DE LA BARDA: SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS.


Siente una decepción por la indiferencia de los colonos de acercarse a la Iglesia.


Las heladas que caen sobre sembrados y frutales son la preocupación de muchos y muchos piensan que no son escuchados por Dios luego de haber perdido sus cosechas por dos heladas consecutivas.

Y colocó cuando nada había sobre la barda norte reginense cuando no había nada una Cruz y una Capilla en honor a la Virgen Santa Teresita, Patrona de las misiones… Quedó inaugurada un 14 de mayo de 1933 que la hicieron con piedras llevadas sobre los hombros por los primeros pobladores que con trabajo la construyeron otro legado para Villa Regina que hoy es un atractivo turístico.

Ese año (1933) se obtuvo una buena cosecha (la Capilla fue declarada Monumento Histórico en 1993). Forma parte del Patrimonio de nuestra Ciudad.
En el 2006 fue incendiada por unos vándalos parásitos y malnacidos ¡eso son! (hecho lamentable y repudiable) en el período del Contador Carlos Peralta y fue re-construída en la misma gestión pero el daño moral es irreparable.



LA PRIMERA BANDA EN LA COLONIA.
OTRA INICIATIVA.
En su tarea sacerdotal el Padre Gardin y su relación con las familias de los Rotter y Eduardo Andreussi (provenientes de la región friulana eran paisanos) nace la idea de formar una banda de música donde se empieza a enseñar este arte a los niños y jóvenes con estas inclinaciones en horario nocturno y a la luz de la vela, luego de haber trabajado durante el día.


El 7 de octubre de 1928 se realizan las primeras fiestas patronales.  La procesión de fieles, recorrió las calles del pueblo, llevando en andas a la Virgen "Nuestra Señora del Rosario" recientemente recibida por donación del Profesor José De Luca, Vicepresidente de la C.I.A.C. En dicha fecha se administraron por primera vez, las Confirmaciones. Era Párroco, el Rdo. Padre Marcelo Pío Gardin. Se registró un bautismo el de José Aldo Borsani.


LA COLONIA DE LUTO.


El 26 de junio de 1928 (hacía unos pocos meses que Gardin estaba en la Colonia) en la III Zona donde la familia Muner tenía un boliche que le decían Rancho Grande tres miembros de la banda de Bautista Vairoletto lo asaltan al Sr. Muner le disparan sin herirlo y lo dejaron atado junto a su esposa.

La joven Ana Sferco de Nelli salió de su casa, donde atendían una sucursal de la proveduría de la compañía, para comprarle cigarrillos al marido, era de noche yá, y cayó abatida por los cinco disparos efectuados por uno de los bandoleros de Vairoletto que lo único que veían era una linterna en el sendero. Ana vivió unos días más y fallece a los 20 años.


El Padre Gardin anota en su diario “Hieren a la señora, la que después de 3 días muere rodeada del afecto y la congoja de toda la colonia”.

LOS AÑOS DUROS DE LA COLONIA.

Comprometido en la lucha de los primeros colonos por la posesión de sus chacras. Años duros los del ´29 por junio los colonos fueron convocados de manera individual para que firmaran un nuevo contrato que implicaba el remate generando resistencia en la Zona II, negándose a ir a la C.I.A.C que se extendió a toda la Colonia.

Marcelo Gardin en el diario personal el 26/6/1929 manifestaba con un dejo de tristeza: “Días tristes, días de alboroto. Los colonos bajo la bandera de la Federación Agraria en 20,21, 22, 23 holgaron protestando contra las condiciones que les parecen por demás graves ¡Pobres humildes y bravos colonos!”.


Fue intermediario ante la C.I.A.C. que le valió enfrentarse con la policía. Cuentan que por 1932 habló en el Asado de la Fraternidad, en defensa de los derechos de los trabajadores y colonos. Sus dichos “olían a comunismo” Los agentes de seguridad lo llamaron "cura anarquista" (nada más alejado, opino, de sus ideas políticas).


TESTIMONIO DE OTTO TONCOVICH.


“Uno fuerte era el cura Gardin. Una vez le mandaron de secretario a otro cura, Antonio Jakson se llamaba, de origen esloveno. Ese lo mandaba Gardin, recorría las chacras (...) y los chacareros le daban de regalo una gallina, un pollo (...) vino y las largó todas en el patio de casa y dijo: -Si las llevo a la Iglesia allá el cura Gardin las mete al horno, las hace e invita a los fascistas amigos de él, a Bignami, a todos esos, se emborrachan, comen las gallinas y me hacen la guerra a mí, porque empiezan a discutir de la guerra del 14 (...) Sí, Parolini era fascista, todos ellos, el clero, eran fascistas. “ recordaba Don Otto Toncovich quien fuera dirigente social y político comprometido. (*)

EL PADRE GARDIN EN EL NORTE NEUQUINO Y EL CULTO A SAN SEBASTIAN.


El Padre Marcelo Gardin, líder, pionero, organizador, adelantado, creador de la infraestructura de la Iglesia misionera del norte neuquino, a quien su biógrafo, el P. Oscar Barreto, designa como “el último de los grandes misioneros en la Provincia del Neuquén y la Patagonia” (Barreto, 1985: 178).


En 1937 el Padre Marcelo Gardin dejó Villa Regina otras misiones lo esperaban, esta vez, en en el norte neuquino, su destino era Chos Malal.

Toda una colonia agradecida despidió a su primer cura párroco QUIEN DURANTE NUEVE AÑOS supo ganarse su lugar y cariño de los primeros pobladores reginenses que lo despidieron en la estación cuando tomó el tren rumbo a Zapala. Luego de su partida fue nombrado el Padre Pascual Marchesotti.


EL PADRE GARDIN Y LA FIESTA DE SAN SEBASTIAN EN LAS OVEJAS (NEUQUÉN) Y UNA HISTORIA LLENA DE MISTERIOS.


UNA FIESTA QUE SIGUE HASTA EL DÍA DE HOY. GARDIN UN PIONERO PATAGÓNICO.


“En Chile, el lugar privilegiado de su culto es en el pueblo de Yumbel, adonde acudían todos los 20 de enero crianceros del norte neuquino a ‘pagar la manda’ y agradecerle las gracias concedidas. Por el año ’45, cerrada la frontera y con la vigilancia estricta de Gendarmería, lo que antes era un comercio habitual y un tránsito fluido se convirtió en contrabando. El padre Gardín, con buen tino, comenzó a levantar una humilde capilla en Las Ovejas que pronto se convirtió en el centro de las peregrinaciones de la zona norte. Pero se necesitaba una imagen del santo, ‘de bulto tenía que ser’. El lugar más apropiado era traerlo de Chile, pero los gendarmes no dejaban pasar a nadie. El misionero encargó a un poblador que hiciera lo imposible para traerse una estatua del santo. Con gran riesgo, lo consiguieron de contrabando, pero para disimular lo llevaron a Chos Malal y de allí lo trajo el misionero como que se lo habían mandado de Bahía Blanca. Nadie se creyó ese viaje y menos los gendarmes que pusieron una denuncia de contrabando en contra del misionero y querían incautar al santo. Y aunque todos sabían que San Sebastián había sido traído de Chile – sólo se le rompió un dedo- nadie pudo comprobar el contrabando y dicen que desde entonces el santo adquirió fama de ayudar muy especialmente a los contrabandistas.”


Según esta versión, pasarlo por Pichachén permitió que la imagen arribara primero a la misión salesiana, en Chos Malal, y desde allí el misionero salesiano Marcelo Gardin pudo enviarla a Las Ovejas pretextando que la había comprado en Argentina.

No es claro por qué la imagen de San Sebastián, se trajo desde Yumbel. Una de las versiones dice que el Padre Pío Gardin, misionero salesiano y párroco que operó desde Chos Malal entre 1947 y 1970, quería que cada población tuviera su capilla con el correspondiente santo patrono. Se le atribuye fomentar la construcción de 16 en la zona. La imagen de San Sebastián en Las Ovejas estaría dentro de esta lógica, como la de Los Menucos, dedicada a San Juan, o la Virgen de Andacollo para la ciudad homónima. En base al diario y demás notas que Gardín escribía, alega que el misionero fue personalmente a Chile a buscar la estatua.


TESTIMONIO DEL MONSEÑOR  JAIME FRANCISCO DE NEVARES, OBISPO DE NEUQUÉN.


El Monseñor Jaime Francisco de Nevares (Obispo de Neuquén) manifestaba: “He tenido la dicha de poder compartir mi apostolado con el Padre Marcelo Gardin. Ha sido para mí un modelo de pastor. Llamado por Dios a ser Misionero, continuó con gran celo apostólico la obra de los grandes salesianos que evangelizaron la Patagonia. El conocía como nadie a sus “ovejas” y las “ovejas” lo conocían a él. Era el Evangelio Viviente era el Maestro de la Fe. ¡Así lo he conocido, como UN HOMBRE DE DIOS! A Dios iba él y arrastraba en pos de sí a todos los que le rodeaban…”


El Padre Oscar Barreto manifestó: “Que cada reginense practique la invocación que el Padre Marcelo Gardin , hizo grabar sobre la campana que funciona sobre la torre de nuestra iglesia: “suene siempre adorando, alegrando e implorando por Colonia Regina”.


El 27 de febrero de 1978 fallece en la ciudad de Bahía Blanca dejó un legajo de sus memorias y “su carta mortuoria” redactada por el mismo se leía: FILIUS HOMINIS VENIT – MARCELLUS P. GARDINRESURREXIT –NON EST HIC (documento fechado el 30 de junio de 1978, en Bahía Blanca, firmado por la Comunidad Salesiana Nuestra Señora de la Piedad).


El 28 de febrero de 1978 se despiden sus restos mortales en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Villa Regina desfilaron muchos fieles que fueron testigos del testimonio del Padre Gardin que visitaba y alentaba en los momentos difíciles de la Colonia visitando las chacras de las primeras familias provenientes de distintas regiones italianas a caballo, a pie o en sulky.


Se efectuó una misa concelebrada por todos los sacerdotes del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

El Pueblo de Chos Malal reclamó sus restos mortales para custodiarlos en su cementerio.

En la Parroquia de Villa Regina fue colocada una plaqueta que dice:


“EL PUEBLO DE VILLA REGINA A SU PRIMER CURA PÁRROCO, MARCELO P. GARDIN, COMPARTIÓ LA VIDA DE LOS COLONOS, ALIMENTÓ SU FÉ, SOCORRIÓ SUS NECESIDADES, DEFENDIÓ LA JUSTICIA. 7/11/1984” .


NOTAS:


(*) Otto Toncovich: La Familia Toncovich son provenientes de Rijesca (actualmente Croacia)  cuando inmigraron para la Argentina estaba bajo el dominio del imperio austro-húngaro. Don Otto Toncovich nació en Perico, provincia de Jujuy el 22-3-1922; fue uno de los primeros niños de la naciente Colonia llegó con sus padres y hermanos - rememoraba- "Llegamos en setiembre de 1924 a Huergo. Vinimos con el ingeniero, le alquilamos una casa a Ledantes en Huergo. Papá venía todos los días en sulky con Bonoli a hacer la administración de la colonia. Claro que antes papá construyó la primera casa donde funcionó la administración. La primera casa de la colonia la hizo papá; ahora funciona allí un museo. Mis primeros recuerdos son de esa casa, del camino que recorríamos desde Huergo a la administración".  Militante del Partido Comunista, fundador de la "Coordinadora Democrática" junto a un grupo de socialistas del Valle. De amplia participación comunitaria en comisiones del asfalto rural, la Cámara de Comercio de Villa Regina, Cámara de Productores de Villa Regina, Corpofrut, entre otras. Por el año 1943 fue detenido, estando como Presidente de facto el Gral. Edelmiro Farrell (por aquellos años era Secretario de Trabajo y Previsión el Coronel Juan Perón) por sus actividades políticas y permanece unos 13 meses preso en diferentes dependencias policiales del territorio de Río Negro bajo la modalidad “a disposición del peder ejecutivo”  Y continuó defendiendo su manera de pesar y de vivir hasta sus últimos días. Siempre decía "Yo pienso que el futuro del hombre es una sociedad más justa, una sociedad que toda la humanidad tenga una cultura superior". Falleció el 7 de septiembre de 2008.

BIOGRAFÍA UTILIZADA:

Para esta recopilación histórica se utilizaron las siguientes fuentes de información:

“Mirando al futuro. Historia de la acción evangelizadora, educativa y social de los Salesianos de Villa Regina” de Silvia Zanini.

“Historia de Villa Regina y sus memorias” de Franco González.

“Hechos y realidades reginenses” de Franco González.

“Me lo contó mi abuelo. La voz y los silencios de la memoria” de Silvia Zanini.

“Historias que nos unen. Una perla junto a la barda” de Silvia Zanini.

Otras fuentes de recopilación:

“Un modelo fascista de emigración italiana en Argentina. Así nació Villa Regina, en Alto Valle de Río Negro” de Pantaleone Sergi.

“El Tiempo Mítico en la Conformación de la Nación. El Culto a San Sebastián en la Frontera Austral Argentino-Chilena.” de Rolando Silla.

“Los 100 años de “Río Negro”.

Testimonios orales.

* SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE TRABAJO DEDICADO A ESTE GRANDE QUE FUERA EL PADRE MARCELO GARDIN CITANDO ¡BIEN DE REGINA! DE GUILLERMO PIRRI.