martes, 5 de junio de 2018

El Círculo adonde se reunían los primeros inmigrantes en Villa Regina. Allá por 1926, el Círculo Italiano era epicentro de los debates y decisiones de la colonia. Desde entonces, y hasta la actualidad, nucleó la vida social y cultural de generaciones de reginenses.

FOTO: "COQUI SALAS". Acto de colación de grados de Escuela de Policía.
En sus 92 años de vida, el Círculo Italiano siempre estuvo ligado a la vida de Villa Regina. En los primeros años de la colonia, esta ciudad aún no tenía designada una Comisión de Fomento, pero la institución ya era el punto de encuentro de los colonos para hablar sobre la dura realidad que vivían en la transformación del desierto en una zona productiva.
Era a su vez el lugar para que sus hijos pudieran educarse y, por supuesto, el punto en el que todos se reunían para recrearse.

Villa Regina nació como colonia en 1924, momento a partir del cual comenzaron a llegar inmigrantes italianos para poblar y transformar lo que era un páramo de la mano del proyecto impulsado por la Compañía Ítalo Argentina de Colonización.
Los inmigrantes necesitaban de un lugar para encontrarse y en 1926 nació el Dopo Lavoro, que más tarde pasó a denominarse la FAI por la abreviación de Forza, Amore, Intelletto, y que fue la base para el nacimiento del club Círculo Italiano.
Desde sus primeros pasos, la institución estuvo ubicada a pocos metros de la estación del ferrocarril y era el lugar donde los colonos se reunían para definir el futuro de la Colonia Regina, en reuniones donde se debatía sobre la asistencia que la Compañía Ítalo Argentina les brindaba, las preocupaciones por las inclemencias climáticas, la necesidad de contar con vecinos de la misma colonia que los representaran ante el gobierno del territorio y el nacional.
Allí se gestó el nacimiento de la primera comisión de fomento, pero también fue el punto del cual comenzaron a nacer otras instituciones de la localidad, tanto las asociaciones o colectividades que reunieron a los inmigrantes, como entidades intermedias que aún hoy llevan adelante su tarea.
Pero a su vez, los italianos que se radicaron en Villa Regina no querían dejar de disfrutar de espectáculos musicales, obras teatrales, espectáculos de danza y películas. Eso los llevó a impulsar la construcción de la sala de cine y teatro, replicando aquellas de su madre patria.
Así en 1947 comenzó a proyectarse la sala de teatro, basada en la Scala de Milán en cuanto a la disposición del escenario, las graderías y palcos, con capacidad para 1.200 personas. Y aunque fue pensada como sala de cine y de teatro, nunca dejó de estar relacionada a la vida social de la ciudad, ya que ahí en varias oportunidades se realizaron actos por aniversarios de la localidad, asunciones de autoridades, actos de egreso de alumnos de las escuelas, reuniones de productores o disertaciones de distintos profesionales en diversas materias.
Hoy su remozada sala, se mantiene como un punto de referencia en cuanto a las actividades culturales de la ciudad con el funcionamiento del cine, la presentación de obras teatrales y espectáculos musicales, y el dictado de distintos talleres culturales.
La sala de teatro es una de las más reconocidas de la Patagonia, tanto por la cantidad de espectadores como por su calidad acústica.
Autor: Pablo Accinelli. Publicado en Diario "Río Negro", Edición Nro. 25.094, martes 5 de junio de 2018, página 32.

No hay comentarios:

Publicar un comentario